Imagen de Kimberly Clark en Argentina

Kimberly-Clark, una compañía orientada al desarrollo sustentable


Kimberly-Clark Argentina comenzó sus operaciones en el país a principios de los años noventa. A mediados de esta década, la compañía comenzó su etapa de crecimiento y expansión a través de la adquisición del paquete accionario de Descartables Argentinos S.A. y otras compañías representantes del sector.

En sus años de gestión en la Argentina, la compañía se afianzó como líder en el desarrollo de productos para la higiene y la salud de los individuos dentro del mercado de consumo masivo. El comienzo de sus operaciones significó una de las primeras inversiones significativas de capitales norteamericanos en el país durante esa década.

Kimberly-Clark contribuye al desarrollo económico y social del país. Emplea a más de 1.200 personas, cuenta con 3 plantas de producción ubicadas en Pilar, Bernal y San Luis y con un Centro de distribución World Class que posee tecnologías innovadoras.

Las locaciones son las siguientes:

Planta Pilar:

Ubicada en el Parque Industrial de Pilar (el parque Industrial más grande de Sudamérica) sobre un terreno de más de 17 hectáreas, con una ubicación estratégica cercana al puerto, lo que permite un fácil acceso a las materias primas y productos terminados importados y a exportar.

Su operación comenzó como una empresa privada siendo actualmente propiedad de Kimberly-Clark en un 100%.

La actividad productiva está dedicada a los negocios de Protección Femenina, contando actualmente con 6 máquinas de tecnología de punta, del mismo nivel que las usadas en muchas plantas de Latinoamérica y con procesos automáticos y semiautomáticos en toda la línea de proceso. Con motivo del cuidado y la prevención del medio ambiente, toda la actividad productiva no genera ningún desecho peligroso sólido, líquido o gaseoso, reciclando el 94% de los desperdicios.

Para satisfacer el alto compromiso corporativo con la excelencia de los procesos, se utilizan actualmente sistemas de: Control de procesos; Aseguramiento de la calidad de productos; Seguridad y cuidado de nuestros empleados y el medio ambiente.

Estos sistemas son exactamente los mismos que se utilizan en las plantas más importantes de USA y son auditados por personal externo a la planta cada año. Es imperioso el cumplimiento de rigurosos estándares para poder continuar adelante con la operación. Todo el personal de la planta persigue estos exigentes objetivos en un marco de trabajo en equipo compartido por todos, entrenamiento constante para aumentar habilidades, reconocimiento a buenas performances y alto compromiso y motivación de pertenecer a la compañía.


Planta Bernal:

KCK Tissue S.A. comenzó sus actividades en Septiembre de 1997 como resultado de un joint venture entre Kimberly-Clark y Klabin, siendo actualmente 100 % Kimberly-Clark.

La operación industrial ubicada en la localidad de Bernal (a poco más de 15 Km de la Capital Federal) ocupa un predio de 66.000 m2. Estratégicamente ubicado, cerca de los principales puntos de venta y con una muy buena red de caminos, el predio está lleno de historia; sobre él, en el año 1904 la Compañía General de Fósforos puso en marcha una de las primeras máquinas de papel del país, en el año 1925 las instalaciones pasaron a formar parte de La Papelera Argentina y en 1965 quedaron en manos de Celulosa Argentina.

Modernas herramientas de gestión destinadas al control de la seguridad del personal, cuidado del medio ambiente, control de procesos y aseguramiento de la calidad se encuentran en marcha y son monitoreadas por auditorias locales y corporativas en forma permanente. Las instalaciones, totalmente remodeladas ofrecen junto con los modernos sistemas de gestión un ambiente de trabajo seguro caracterizado por un particular equilibrio entre alta tecnología e historia.

KCK produce distintos tipos de productos: papel higiénico, rollos de cocina, papel para faciales, servilletas, papel para pañales, entre otros; bajo las afamadas marcas Kleenex y Scott.

El proceso productivo se inicia en la preparación de pasta; partiendo de una adecuada mezcla de fibras celulósicas, se procede a su dispersión en agua asegurándose a través de equipos especiales la homogeneidad de la dispersión. Según el tipo de fibra ésta puede ser refinada, proceso que permite aumentar su hidratación además de incrementar los enlaces interfiera que aumentan la resistencia del papel terminado y mejoran la homogeneidad de la formación de la hoja. Esta pasta ya reacondicionada se envía a la máquina de papel la cual tiene como principal función formar la hoja y extraer aproximadamente 550.000 litros de agua por tonelada de papel producido. Toda el agua utilizada en el proceso es tratada y reutilizada.

La bobina de papel resultado del proceso descrito anteriormente es almacenada para luego ser procesada en el área de Conversión donde máquinas de alta tecnología transforman las bobinas de varias toneladas de peso en rollos de papel o productos doblados.

Buscando permanentemente resultados de orden superior, la gente de K-C Planta Bernal a través del entrenamiento constante y de un alto compromiso, mantiene altos estándares de desempeño que impactan directamente en la calidad de nuestros productos.


Planta San Luis:

Está ubicada en el parque industrial de la Provincia de San Luis. Esta Planta está dedicada a la producción de pañales descartables para niños y adultos.

La planta nace en 1982 con una línea de producción, y en 1994 es adquirida por Kimberly-Clark Corporation.

Actualmente posee nueve líneas de producción de alta velocidad. Por su tamaño, por la cantidad de gente empleada, el consumo energético y otras variables industriales, es considerada una de las tres plantas industriales más grandes de la provincia de San Luis.

Debido a los logros alcanzados en términos de índices de seguridad, calidad, y productividad y costos se ha convertido en una planta modelo para las operaciones de Latinoamérica.

El cuidado y la preservación del Medio Ambiente es un objetivo de alta importancia, es por eso que el proceso productivo no genera residuos, recicla materiales, no emana gases al medio ambiente, y recupera el 100% del agua consumida.

Los sistemas de producción, Control de Procesos, Calidad y Seguridad son auditados anualmente por K-C Corp., y es imperioso el cumplimiento de los estándares requeridos por la corporación para continuar con la operación.

Todo el personal de la planta persigue exigentes objetivos en un marco de trabajo en equipo compartido. El cuidado del medio ambiente, de la salud y de la seguridad son los ejes básicos. Mantener y elevar la motivación es un desafío constante, que dá como resultado el orgullo de la gente de pertenecer a Kimberly-Clark Argentina.



Centro Logístico Aires del Sur

Ubicado en Esteban Echeverría, a 20 km del centro de la ciudad de Bs. As, este nuevo centro World Class de 10.000 km, abrió sus puertas en Julio de 2008.
Los productos producidos en las plantas son almacenados bajo los mejores estándares de calidad de warehousing y luego distribuidos a todo el país. La tecnología constructiva empleada y el diseño del layout de clase mundial nos equipara con los más recientes centros de distribución de Latinoamérica.
La seguridad del personal es prioridad para Kimberly-Clark, por eso el centro cuenta con una red de protección contra incendio con sprinklers, salidas de emergencia reglamentarias, señalización, junto con varias otras medidas que apuntarán a preservar fundamentalmente el cuidado y la salud de la gente.
CLAS traerá grandes beneficios, superior servicio al cliente y mayor productividad en la operación logística y también implicará un enorme cambio. Cambio que será hacia la excelencia en seguridad, infraestructura, equipos, tecnología, y también en la operación mediante la implementación del WMS (Warehouse Management System).